Reunión de Los Dos Campamentos

Dios se está moviendo de una manera muy especial en estos tiempos, revelándonos Su Palabra a través de Las Raíces Hebreas.  Personalmente, creo que un avivamiento viene muy pronto, el cual reunirá a todo Su pueblo en adoración al Abba (Padre) Celestial a través de Yeshua, El Mesías de Israel.  En la Carta de Rav Shaúl a los creyentes en Italia (Romanos) 11:17-24, Versión Hebraica del Código Real, leemos:  “Pues si ALGUNAS de las ramas FUERON DESGAJADAS (no quitadas*), y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado entre ellas, y has sido hecho participante de LA RAÍZ Y DE LA RICA SAVIA DEL OLIVO, no te jactes contra las ramas (Israel); y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz (Yeshua), sino la raíz a ti. 

Pero levantarás una objeción:  “Las ramas fueron desgajadas para que yo fuese injertado”.  Bien; por su incredulidad fueron desgajadas (unas ramas, no todas), pero tú por fe obediente (emunah), pues quedaste plantado.  No te enorgullezcas, sino teme.  Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales (las que fueron desgajadas), a ti tampoco te perdonará.  Mira, pues, la bondad y la severidad del Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron (no todos), pero bondad contigo, si permaneces en bondad; de otra manera tú también serás cortado.  Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar.  Porque si tú (gentiles) fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en El Buen Olivo, ¿cuántos más éstos, que son las ramas naturales (israelitas), serán injertados en su propio olivo?”

*En muchas versiones de La Biblia, dice incorrectamente, que algunas de las ramas fueron “quitadas”, cuando lo correcto es “desgajadas”.

Este pasaje leído del Código Real o Brit Hadasha (Pacto Renovado), el cual ha sido llamado incorrectamente “Nuevo Testamento” por un sacerdote católico, gnóstico, pone en evidencia lo que está ocurriendo en muchas partes del mundo en este tiempo, de la misma forma en que ocurrió en el primer siglo.  El Apóstol Pablo nos explica el significado de “Los Dos Olivos” haciendo una comparación entre El Olivo Natural y El Olivo Silvestre.  El Apóstol Pablo nos explica quién es El Olivo Natural y quién es El Olivo Silvestre.  Al leerlo entendemos que El Olivo Natural es Israel, y El Olivo Silvestre son los goyim (gentiles).  LA RAÍZ QUE SOSTIENE EL OLIVO NATURAL ES UNA RAÍZ SANTA, LA CUAL ES YESHUA EL MESÍAS.  Él es quien sostiene a Israel que es El Pueblo de Dios.  La raíz que sostiene El Olivo Silvestre es el sistema pagano, la idolatría, los vicios, la pornografía, el adulterio, las mentiras, la violencia, el robo, etc. todo lo que lleva a la muerte eterna en el Sheol (Seol).  Leer Romanos 2:14.

Cuando Yeshua se presentó en Eretz Israel (Tierra de Israel), proclamándose como su Mesías, no todos creyeron en Él, especialmente los gobernantes, pero una gran cantidad del pueblo judío sí creyó y le siguieron.  Veamos nuevamente lo que Pablo dice en el verso 17:  “ si ALGUNAS de las ramas” no dice que TODAS las ramas fueron desgajadas.  Esto quiere decir que los que no creyeron que Yeshua era El Mesías de Israel, fueron desgajados del Olivo Natural.  PERO NO TODAS LAS RAMAS FUERON DESGAJADAS.   Porque ¿quiénes eran Yohanán (Juan), Mattityahu (Mateo) y los demás shaliajim (apóstoles)?  ¿No eran ellos judíos?  ¿O acaso eran romanos o griegos?  Ellos eran judíos y creyeron en Yeshua como El Mesías de Israel, y le siguieron, por lo tanto, nunca fueron quitados del Olivo Natural.  ES POR ESO QUE ISRAEL NUNCA DEJÓ DE SER EL PUEBLO DE ELOAH (DIOS), PORQUE YHVH, DIOS DE ISRAEL, SIEMPRE TUVO UN REMANENTE FIEL.

Cuando Rav Shaúl (El Apóstol Pablo) escribe en el versículo 17, dice:  “si algunas de las ramas fueron desgajadas y tú siendo Olivo Silvestre has sido injertado entre ellas”, se está refiriendo a los gentiles creyentes, y como eran más numerosos que los judíos, se sintieron superiores a ellos, corriendo el peligro de caer en orgullo espiritual por no entender El Plan Profético de Dios con Israel.  Los judíos creyentes en Yeshua llevaron el mensaje de Las Buenas Nuevas (El Evangelio) a los gentiles y estos creyeron.  Aceptaron que Yeshua era El Mesías y le aceptaron como su Salvador.  Le confiaron la salvación de sus almas y fueron INJERTADOS EN EL OLIVO NATURAL (ISRAEL), ENTRE LAS RAMAS NATURALES (JUDÍOS MESIÁNICOS).  Entonces, cuando un gentil acepta a Yeshua como su Salvador, Dios no lo deja en El Olivo Silvestre, que como ya dijimos anteriormente, es figura del paganismo, la idolatría, sin Torah (Ley, Instrucción de Dios).  Dios lo quita de allí y lo injerta en El Olivo Natural, empezando a ser alimentado por Su Palabra, allí es donde están los judíos que ya creyeron que Yeshua es El Mesías de Israel.  DE DOS CAMPAMENTOS, DIOS HA HECHO UN SOLO PUEBLO, LLAMADO MAHANAIM.

Una de las mentiras que hasatán ha tratado de hacer creer dentro del pueblo de Dios, es que cuando un gentil alcanza la salvación a través de Yeshua, se queda dentro de los gentiles; pero así seguiría con sus ritos y costumbres paganas heredadas de sus padres y sin La Instrucción de Dios, La Torah.  La verdad es que cuando un gentil experimenta la conversión, refugiándose debajo de Las Alas del Dios de Avraham, Itzjak (Isaac) y de Iaacov (Jacob-Israel), por medio de La Sangre del Cordero de Dios, Él no lo deja en el sistema pagano, sino lo saca y lo coloca dentro del pueblo judío mesiánico PARA QUE SEAN UNO EN ÉL, COMO ÉL ES UNO CON SU ABBA (PADRE), UN EJAD (UNIDAD PERFECTA).   Rav Shaúl (El Apóstol Pablo), en su Carta a los creyentes en Italia (Romanos), 11:25 al 27, Versión Hebraica del Código Real, dice:  “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis ESTE MISTERIO, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos:  que ha acontecido a Israel adormecimiento parcial (no en todos), hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito:  Vendrá a Tzión (Sion) El Libertador, que apartará de Iaakov (Jacob-Israel) la impiedad.  Y este será mi Pacto con ellos, cuando Yo quite sus pecados.”  Cuando Rav Shaúl menciona la palabra “MISTERIO” significa que algo está oculto en el corazón de Dios, no habiendo forma de saberlo excepto que Dios mismo lo revele.  SI USTEDES GENTILES, DICE PABLO, IGNORÁIS ESTE MISTERIO, CORREN UN RIESGO:  LA ARROGANCIA.  CUANDO UN CREYENTE DE ORIGEN GENTIL NO ENTIENDE EL MISTERIO DE DIOS CON ISRAEL, PUEDE CAER EN ORGULLO ESPIRITUAL.

Cuando vemos a estos judíos, ramas del Olivo Natural que fueron DESGAJADAS por su trasgresión, y aparentemente fueron privadas del Israel de Dios, nos preguntamos:  ¿por qué Dios permitió eso?  Al leer en la Carta a los creyentes en Italia (Romanos) 11:11-12, Versión Hebraica del Código Real, obtendremos la respuesta:  “Digo, pues:  ¿Su tropiezo es para eliminarlos como pueblo?  ¡Ni siquiera se les ocurra tal idea!  PERO POR SU TRANSGRESIÓN VINO LA SALVACIÓN A LOS GENTILES, para provocarles a celos.  Y si su transgresión es riqueza del mundo, y su derrota la riqueza de los gentiles, ¿CUÁNTO MÁS SU PLENA RESTAURACIÓN?”.  Pensemos que si todos los judíos en Israel hubiesen aceptado a Yeshua como El Mesías, Dios se hubiera visto en el compromiso de traer El Reino Milenial inmediatamente sobre La Tierra; y si El Reino Milenial hubiese sido traído, entonces sólo Israel lo hubiera disfrutado.  Todos los gentiles nos hubiésemos perdido para siempre, pero Dios que lo conoce todo y que Su rajamim (Su misericordia) es nueva cada día, previendo el acontecimiento de las cosas, dirigió los procesos históricos de tal manera que cuando Él DESGAJÓ ALGUNAS ramas del Olivo Natural (por no creer en El Mesías Yeshua), dejó el espacio necesario para que los gentiles viniéramos a ser salvos también.  ESTO SIGNIFICA QUE EL DOLOR DE LOS DESGAJADOS HA SIDO EL PRECIO PAGADO POR ISRAEL, PARA QUE TÚ TAMBIÉN PUDIERAS VENIR A SER SALVO ¡HALELUYA!

Ahora bien, no tratemos de comprender con la lógica humana, LO QUE ES UN MISTERIO DE DIOS.  Rav Shaúl (Apóstol Pablo) dice en Efesios 2:11-13, según Versión Hebraica del Código Real:  “Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles biológicamente, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha por manos en la carne.  EN AQUEL TIEMPO ESTABAIS SIN YESHUA, EL MESÍAS, ALEJADOS DE LA CIUDADANÍA DE ISRAEL Y AJENOS A LOS PACTOS DE LA PROMESA, SIN ESPERANZA Y SIN DIOS EN EL MUNDO.  Pero ahora en El Mashiaj Yeshua, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por el alma del Mashiaj.”

Asimismo, Rav Shaúl (Apóstol Pablo) en su carta a los Efesios 2:14-16, Versión Hebraica del Código Real, dice:  “Porque Él es nuestro shalom (paz), QUE DE AMBOS PUEBLOS FORMÓ UNA UNIDAD, derribando la pared intermedia de separación:  la enemistad, aboliendo en su carne La Ley de Los Mandamientos dados en Las Ordenanzas contra los gentiles*, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, firmando la paz, Y RECONCILIAR CON DIOS A AMBOS EN UN SOLO CUERPO, por medio del sufrimiento del madero (de Yeshua en el madero), destruyendo allí las enemistades.”

*En este texto, Pablo no habla de abolir las Instrucciones de Dios dadas en La Torah; se está refiriendo a las instrucciones de hombres, específicamente, es una referencia a las famosas 18 Ordenanzas dadas por la Escuela de Shamai, un Juez Judío de ese tiempo, para hacer extremadamente difícil a un gentil convertirse al Judaísmo y hacerse judío.  Estas Ordenanzas no tienen nada que ver con La Torah, La Ley Divina.

En Efesios 2:17-18, Versión Hebraica del Código Real, leemos:  “Y vino y anunció las buenas noticias de shalom (paz) a vosotros que estabais lejos (gentiles), y shalom (paz) a los que estaban cerca (judíos); porque por medio de Él (Yeshua) los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.”

Finalmente, Rav Shaúl escribe a los gentiles:  “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos del pueblo escogido (los judíos mesiánicos), y miembros de la familia de Dios, edificados sobre El Fundamento de Los Apóstoles y Profetas, SIENDO LA PIEDRA DEL ÁNGULO EL MISMO MASHIAJ YESHUA, cuyo edificio se va armando y crece para ser Un Templo Sagrado en El Adon (El Señor); en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en El Espíritu.”   Efesios 2:19-22, Versión Hebraica del Código Real.

Hubo un momento en la historia en que los judíos, tanto mesiánicos como religiosos, fueron perseguidos por Roma.  En La Comunidad Mesiánica de ese entonces, no sólo había judíos mesiánicos sino también creyentes de origen gentil (quienes ya habían sido injertados en El Olivo Natural), por lo que también sufrieron persecución a manos de los romanos, debido a que Roma creía que se habían convertido en judíos.  Los creyentes de origen gentil se purificaron (conocido como bautismo), y renunciaron al paganismo y a la idolatría, MEZCLAS QUE DIOS ABOMINA pues el practicarlas es adulterio contra El Boré (El Creador) del Universo.  Asimismo, se incorporaron en Las Comunidades Judío-Mesiánicas, CELEBRANDO LAS FIESTAS DADAS POR DIOS A SU PUEBLO, INCLUYENDO EL SHABAT; siendo sus maestros los judíos mesiánicos.  Así, poco a poco, fueron compartiendo con sus hermanos toda la herencia y riqueza de Israel.  Después de esta tremenda persecución romana, todos los judíos mesiánicos y religiosos desaparecieron; así es como los creyentes de origen gentil, tratando de evitar una persecución inútil, escribieron a Roma, diciendo que no eran judíos, renunciando así a la herencia de LAS RAÍCES HEBREAS, olvidándose y alejándose de Las Fiestas de Dios dadas a Su pueblo y de la Nación de Israel.  Los judíos que habían sido desgajados del Olivo Natural por no reconocer a Yeshua como su Mesías, se constituyeron en un árbol que se llamó Judaísmo Rabínico y son Las Congregaciones Ortodoxas y Ultraortodoxas, etc., que no aceptan a Yeshua como El Mesías de los judíos.  Los creyentes de origen gentil, separados de sus Raíces Hebreas se unieron con El Imperio Romano, y con el tiempo creció un árbol gigantesco al que se le llamó “cristianismo”, cuando se unió el poder Imperial con Constantino.

En el siglo XVI surge un movimiento encabezado por Martín Lutero y un grupo de cristianos que reconocían que había confusión y contradicción en Las Escrituras.  La Reforma, nombre que se le dio a dicho movimiento, se convirtió en una pequeña ramita que se separó de la corriente religiosa predominante de ese entonces, PERO LA CUAL, NO REGRESÓ A LA RAMA NATURAL:  A LAS RAÍCES HEBREAS.  El Movimiento Reformista Protestante comenzó a desarrollarse y a restaurar una serie de doctrinas que estaban perdidas pero no alcanzó una restauración total.  Para entonces, un grupo de hombres, amadores de La Palabra de Eloah (Dios) dentro de ese movimiento, comienza a surgir.  La Ruaj HaKodesh (El Espíritu Santo), los une viniendo una búsqueda de un Evangelio vivo y poderoso.  Así es como Dios empieza a tratar con Su pueblo y del movimiento protestante surgen las congregaciones evangélicas, tales como los metodistas, pentecostales, bautistas, presbiterianas, luteranas, etc.  ES CURIOSO QUE EN TODO ESTE TIEMPO, NO SE LE OCURRIÓ A NADIE LA IDEA DE VOLVERSE A LAS RAÍCES HEBREAS, AL OLIVO NATURAL.  PERO DIOS TENÍA UN PLAN Y UN POR QUÉ, YA QUE NO HABÍA LLEGADO EL TIEMPO DE LA PLENITUD DE LOS GENTILES.  AHORA HA LLEGADO EL TIEMPO.   Estamos viviendo un tiempo de restauración profética y Dios está enviando un nuevo mensaje a Su pueblo en Visiones de YHVH (Apocalipsis) 18:4-5, Versión Hebraica del Código Real:  “Y oí otra voz procedente del cielo, que decía:   Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis cómplices de su desvío de las enseñanzas de La Torah, y para que no recibáis parte de sus plagas, porque sus pecados han sido amontonados hasta el cielo y Dios trajo delante del Tribunal Celestial sus maldades.”

Dios está llamando a Su pueblo a regresar al Olivo Natural, donde judíos y creyentes de origen gentil se juntan en El Poder de La Ruaj Hakodesh (El Espíritu Santo), para echar abajo el poder del mal.  A ESTA REUNIÓN DE LOS DOS CAMPAMENTOS SE LE LLAMA “MAHANAIM”.  No habrá avivamiento en el mundo hasta que los judíos mesiánicos y los creyentes de origen gentil se unan como un solo cuerpo, como un solo ejército, y enfrentemos juntos a las fuerzas de las tinieblas que están sueltas en esta Tierra y les arrebatemos las almas que tienen cautivas en religiones (algunas de ellas paganas), vicios, maldades, etc.  La buena noticia es que ¡Dios se ha propuesto hacerlo!  Estamos viviendo un tiempo de Restauración.  Menciona Rav Kefa (El Apóstol Pedro) en Crónicas de los Apóstoles (Hechos) 3:19-21, Versión Hebraica del Código Real:  “Así que, haced teshuváh (arrepentimiento) y volveos a YHVH para que sean purificados vuestros pecados; para que vengan de La Presencia de YHVH tiempos de consuelo espiritual, y Él envíe al Mashiaj Yeshua, destinado para vosotros a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de las que habló Dios desde el principio de La Creación, por boca de Sus apartados profetas.”  RESTAURAR ES COLOCAR ALGO COMO FUE ORIGINALMENTE, AL MENCIONAR “TODAS LAS COSAS” SE REFIERE A COLOCARNOS COMO DIOS NOS COLOCÓ Y NO COMO EL HOMBRE LO HIZO.  El Movimiento Mesiánico que ha resurgido en este último tiempo, lo conforman aquellos judíos y los creyentes de origen gentil que han regresado a las raíces de la fe original (Olivo Natural).  Muchos que no están de acuerdo con este movimiento, lo han calificado como la última moda de la iglesia; la verdad es que consideramos El Mesianismo como una exigencia profética, lo estamos oyendo y nuestros ojos están viendo esta realidad.  MUY PRONTO, EL MUNDO VERÁ A LOS JUDÍOS MESIÁNICOS Y CREYENTES DE ORIGEN GENTIL, UNIRSE EN YESHUA HAMASHIAJ, HACIENDO UNA UNIÓN LEGAL, UNA UNIÓN EXPERIMENTAL.  Legalmente, por La Palabra, SOMOS UNO EN YESHUA; pero experimentalmente no, pues estamos separados por contiendas, celos, envidias, etc., de unos contra otros.  Esto no es más que el plan de Satanás que está enseñando a nuestros hijos, familia y naciones a introducirse en la práctica de los sistemas de paganismo, vicios, pornografía, abortos, adulterios, homosexualidad, pleitos, robos, asesinatos, secuestros, depresiones, etc.; sin embargo, pareciera que La Ruaj HaKodesh (El Espíritu Santo) dijera:  “Voy a traerlos como al principio; voy a sacudir a Mi pueblo; voy a sonar El Shofar (La Trompeta).”  Esta es la misión de los judíos mesiánicos, decirle a los judíos que no creen que Yeshua es El Mesías:  “¡HERMANOS, YESHUA SÍ ES EL MESÍAS!”.  Por medio del Mesianismo, El Adon (El Señor) está inquietando y avisando a los creyentes de origen gentil, que han estado desconectados de sus Raíces Hebreas y de la rica sabia del Olivo Natural, QUE VUELVAN A ÉL.

Si tú sientes que Dios te está llamando a ser parte de este Movimiento de la Ruaj HaKodesh (Presencia Divina, El Espíritu Santo), no tienes que dejar tu Congregación; sino por el contrario, simplemente ir más allá por encima de los conceptos establecidos por los hombres y regresar a lo que Dios dice.  A través de las palabras que hemos compartido en este tema, Dios nos dice que debemos estar en El Olivo Natural donde hay una rica herencia que es también para ti, para mí, y para todos aquellos que creen en Yeshua El Mesías.  Nuestra oración es y será siempre, que La Ruaj HaKodesh (El Espíritu Santo) hable a sus siervos que predican La Palabra de Eloah (Dios), y abra sus ojos y su entendimiento para que profundicen en el estudio del Mesianismo y Las Raíces Hebreas, y así puedan enseñar a las ovejas, que El Roi (El Pastor) de pastores les ha confiado por un tiempo, mientras Él viene por ellas.  Es urgente instruir a los creyentes de origen gentil sobre El Mesianismo para que vuelvan a Las Sendas Antiguas y enseñarles que renuncien a todo antisemitismo (odio al pueblo judío) que les vino por la herencia religiosa, de donde ya fueron extraídos.  El salmista nos exhorta a amar al pueblo judío y en ello hay bendición abundante de parte del Eterno.

Está escrito en Tehilim (Salmos) 122:6, Versión Escrituras Unidad:  “Pidan por el Shalom (la Paz) de Ierushalaim (Jerusalén), prosperen los que te aman.”