La Verdadera Autoridad – Parte 1

PRIMERA PARTE

Moderador:  Saludos amigos, estamos en su programa:  “Debatiendo la verdad”.  En esta ocasión estamos tratando EL TEMA DE LA AUTORIDAD, es decir, quién tiene la autoridad, la Iglesia Católica o la Protestante, para determinar qué libros se consideran sagrados y qué libros no se consideran sagrados.  Los que acaban de sintonizarnos quiero decirles que soy el Dr. King, presentador del canal televisivo, y a mi izquierda se encuentra el Dr. Piodoche, por la Iglesia Católica y a mi derecha el Dr. Martín, representante de la Iglesia Protestante, AMBOS AMIGOS, ambos cristianos, PERO QUE NO ESTÁN DE ACUERDO SOBRE EL TEMA DE LA AUTORIDAD.  Y como es evidente, amigos en desacuerdo, pero que siguen siendo amigos a pesar de todo, es un gran ejemplo de civilización para todos nosotros.

Autoridad es un tema básico en toda organización.  Ya sea religiosa o secular.  ¿Quién está en autoridad?  ¿Quién es la autoridad en una comunidad?  ¿Por qué es la autoridad?  ¿Quién le ha dado esa autoridad?  ¿Qué significa tener autoridad?  ¿Cuáles son sus límites, si es que existen?  ¿Por qué llamamos a ciertas personas o regímenes, autoritarios y tal designación tiene una connotación negativa casi siempre?  Son preguntas claves, porque “autoridad” siempre se relaciona con poder, dominio, es decir, establecer las reglas para hacer ciertas cosas, o imponer un punto de vista, hacerse respetar o capacidad para influenciar en otros acerca de cierta conducta o asunto que debe ser realizado.  A los efectos de este debate, la pregunta es la siguiente:  ¿QUIÉN TIENE AUTORIDAD PARA DECIRNOS QUÉ LIBROS DE LA BIBLIA SON INSPIRADOS Y QUÉ LIBROS NO LO SON? 

La gente acepta ciertas cosas por tradición, costumbre o cultura, y así hemos crecido y así actuamos, HASTA QUE VIENE ALGUIEN Y NOS DESAFÍA LO QUE SIEMPRE HEMOS ASUMIDO CULTURALMENTE Y DE PRONTO NOS DAMOS CUENTA QUE NO TENEMOS RESPUESTAS APROPIADAS, O SIMPLEMENTE, QUE NO TENEMOS RESPUESTAS.  Este debate nos ayudará a clarificar estos hechos.  Al menos eso esperamos.

Moderador:  ¿Quién tiene autoridad para decir qué libros deben formar el Nuevo Testamento y qué libros deben quedarse fuera?  ¿Es la Iglesia Católica o es la Protestante?  Seguramente, de todos nosotros es conocido los principios fundamentales que dividen el Cristianismo Católico del Cristianismo Protestante y Evangélico.  En términos de Escritura, el asunto de la autoridad es crítico.  La Iglesia Católica afirma que ella es la que tiene la autoridad para instruir en la fe cristiana al mundo entero.  Queremos preguntarle al Dr. Piodoche, cristiano católico, sobre qué base la Iglesia Católica afirma este postulado.

Dr.  Piodoche:  Gracias por la oportunidad de estar aquí.  Primero que todo, quiero aclarar que el Dr. Martín y yo, somos buenos amigos y nos conocemos desde la infancia, es más, estudiamos juntos y nos unen muchos vínculos de amor fraternal, teológico y cultural.  Por supuesto, hay algunas diferencias, y esto es precisamente lo que nos ha traído aquí.  En efecto, mi Iglesia Católica afirma que es la única que tiene autoridad para instruir en la fe cristiana al mundo entero sobre la base de tres pilares fundamentales:

  • Escritura
  • Tradición
  • Magisterio Eclesiástico

Moderador:  Dr. Piodoche, tal vez algunos de nuestros televidentes no entiendan exactamente lo que significan estos términos técnicos que usted está usando.  ¿Podría explicarlos por favor?

Dr. Piodoche:  POR ESCRITURA quiero decir que, a la Iglesia el Señor le entregó las “llaves del reino” y por lo tanto, la autoridad para decidir qué es bíblico y qué no es bíblico descansa en la Iglesia Católica y por lo tanto, ella basada en la Tradición y el Magisterio, ha determinado, mediante los concilios establecidos para dichos fines, qué libros componen la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

POR TRADICIÓN quiero decir que, a diferencia de los protestantes y evangélicos, solamente la Iglesia Católica cuenta con una tradición de fe que ofrece legitimidad a sus prácticas y costumbres porque tienen fundamento histórico probado que ha sido pasado de comunidad a comunidad, de obispo a obispo hasta Roma cuando San Pedro instituyó allí la Santa Iglesia.

Y, POR MAGISTERIO quiero decir que, a diferencia de los que se han separado de nosotros, como el Dr. Martín, por ejemplo (aunque les seguimos llamando “hermanos separados”), la Iglesia Católica es la única institución cristiana que puede presentar una hoja ininterrumpida de liderazgo que va desde el actual papa, por sucesión apostólica, hasta el primer papa, es decir, San Pedro.

Por estas tres razones, Escritura, Tradición y Magisterio, que se fusionan y apoyan una con la otra como las piedras en una cerca, nuestra Santa Iglesia Católica afirma que ella es la única Institución Cristiana que puede demostrar su legitimidad y en esa legitimidad está precisamente, su autoridad y que es esa autoridad la que determina cómo debe ser presentada la fe cristiana al mundo.

Moderador:  Para la Iglesia Católica entonces, la Autoridad del Cristianismo Protestante o Evangélico, es inexistente y solamente consiste en una usurpación de su propia autoridad, o en una extensión de ella, o un subproducto innecesario.  ¿Es correcto?

Dr. Piodoche:  Eso es correcto.  EN OTRAS PALABRAS, LA TEOLOGÍA PROTESTANTE Y EVANGÉLICA NO ES OTRA COSA QUE CATOLICISMO DISFRAZADO DE OTRO MODO DE DECIR LA MISMA COSA, PARA ESCAPAR AL HECHO DE QUE DEBEN SUJETASE A LA ÚNICA AUTORIDAD RECONOCIDA, LA DE LA IGLESIA CATÓLICA Y SUS INSTITUCIONES OFICIALES.

Moderador:  Gracias Dr. Piodoche.  A mi derecha se encuentra el Dr. Martín, que todos conocemos muy bien por presentar El Movimiento Protestante dentro del Cristianismo.  Queremos escuchar su opinión sobre el tema que muy claramente ha presentado su contrincante en este debate.  Dr. Martín, tiene usted la palabra.

Dr. Martín:  Agradezco la oportunidad que me conceden de estar aquí y presentar mi punto de vista.  Coincido con el Dr. Piodoche que nos unen profundos lazos teológicos e históricos, pero que en algunas cosas no estamos de acuerdo, especialmente en este tema de quién tiene la autoridad para determinar qué debemos creer o qué no debemos creer y particularmente, quién tiene la autoridad para decidir qué libros forman y qué libros no forman Las Escrituras.  Quiero aclarar que el Dr. Piodoche no es mi enemigo, solamente mi contrincante.  Desde la perspectiva de mi Iglesia, afirmamos que solamente La Escritura es válida como fuente de autoridad; ni la tradición ni el magisterio.  Consecuentemente, si La Biblia no lo dice, no es aceptable.  Todo tiene que ser probado por La Escritura y La Escritura sola.  De ahí que hemos establecido tres pilares fundamentales de nuestra teología y son los siguientes:

  • Primero:          La superioridad de La Escritura sobre la tradición.
  • Segundo:        La superioridad de la fe sobre las obras.
  • Tercero:          La superioridad del pueblo sobre el clero.

Las tradiciones de la Iglesia Católica son tradiciones de hombres, frágiles, falibles, y lo que encontramos en los credos, catecismos, confesiones y decisiones conciliares, no tienen ningún valor comparado al hecho de que solo La Escritura es confiable y válida.  Si no está en Las Escrituras, no es aceptable.

Moderador:  Lo que usted nos está diciendo entonces es que la autoridad no está en la Iglesia Católica, está en la Biblia, solo la Biblia.  Si no está en La Biblia, no tenemos por qué aceptarlo.

Dr. Martín:  Eso es correcto.  Pero hay más.  No debe estar en un solo lugar en la Biblia, sino al menos en dos o tres lugares, porque dos o tres testigos siempre son claves, no podemos hacer doctrina dependiendo de un solo testigo.

Moderador:  Entonces podemos decir que a grandes rasgos, esta es la posición oficial tanto Protestante como Evangélica.

Dr. Martín:  Eso es correcto.  La Biblia y solamente la Biblia y nada más que la Biblia es nuestra fuente de autoridad.  Ni la tradición ni el magisterio.  La Biblia, Las Sagradas Escrituras, desde Génesis hasta Apocalipsis.  Nada más, nada menos.

Moderador:  Bien, creo que vamos entendiendo el punto de vista del Dr. Martín y tengo que reconocer que parece un argumento muy sólido.  Sin embargo, a mi izquierda se encuentra el Dr. Piodoche, representante del Vaticano.  ¿Qué responde la Iglesia Católica a este argumento del Dr. Martín?

Dr. Piodoche:  Entiendo el argumento presentado por el Dr. Martín, pero no lo comparto por inconsistente.  En otras palabras, la teoría de que la sola Escritura es la fuente única y confiable de la autoridad del Protestantismo no resiste la prueba de la evidencia.

Moderador:  ¿Podría explicarse mejor?

Dr. Piodoche:  Claro, y esta es la respuesta.  EN PRIMER LUGAR, PORQUE DE NO HABER SIDO LA IGLESIA CATÓLICA QUIEN DETERMINÓ QUÉ ES LA BIBLIA Y QUÉ LIBROS CONTIENE, LOS PROTESTANTES Y EVANGÉLICOS NO TENDRÍAN NI SIQUIERA IDEA DE LO QUE ES LA ESCRITURA.  EN OTRAS PALABRAS, LOS PROTESTANTES Y EVANGÉLICOS TIENEN EL NUEVO TESTAMENTO, PORQUE FUE LA IGLESIA CATÓLICA QUIEN DETERMINÓ QUÉ LIBROS DEBEN FORMAR EL CANON DE LAS ESCRITURAS Y CONSECUENTEMENTE SIN EL TESTIMONIO Y AUTORIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA, QUE HA EDITADO EL NUEVO TESTAMENTO, LOS PROTESTANTES Y EVANGÉLICOS NO LO TENDRÍAN.

Moderador:  Lo que usted quiere decir entonces es que el Dr. Martín no habría podido traducir el Nuevo Testamento al alemán sin la ayuda de la Iglesia Católica que le dio el Nuevo Testamento.

Dr. Piodoche:  Eso es correcto.  Es más, cada vez que los protestantes y evangélicos abren el llamado incorrectamente “Nuevo Testamento” y leen una página que se llama:  “ÍNDICE”, tienen que depender no de la sola Escritura, como equivocadamente afirman, sino de la tradición y autoridad de la Iglesia Católica quien ha dicho qué libros forman el Nuevo Testamento y en qué orden deben ir escritos.

Moderador:  Dr. Piodoche, usted ha escuchado a su amigo el Dr. Martín, afirmando que la autoridad está en la Biblia, no en la Iglesia Católica.  Y usted ha respondido diciendo que tal pensamiento es inconsistente porque de no ser que la Iglesia Católica haya provisto la lista de los libros del Nuevo Testamento, el Dr. Martín no habría conocido de la existencia de estos libros y por tanto no los habría traducido al alemán.  Lo que estoy asumiendo es que según su posición, el Protestantismo y el Evangelicalismo dependen entonces de la autoridad de la Iglesia Católica, quieran o no quieran.  O sea, que están sujetos a la autoridad de la Iglesia Católica.

Dr. Piodoche:  Eso es correcto Dr. King.  Pero hay mucho, muchísimo más que demuestra más allá de toda duda razonable, QUE TANTO LOS PROTESTANTES COMO LOS EVANGÉLICOS, AUNQUE DIGAN QUE NO, EN LA PRÁCTICA ESTÁN SUJETOS A LA AUTORIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA Y ES POR ESA MISMA RAZÓN QUE LES LLAMAMOS “HERMANOS SEPARADOS”.

Moderador:  ¿Podría darnos evidencias concretas de lo que acaba usted de decir?  Porque sus declaraciones parecieran que abarcan mucho y el antiguo dicho afirma que “el que mucho abarca poco aprieta”.

Dr. Piodoche:  Por supuesto que puedo mostrar esas evidencias.  Y al hacerlo, no estoy abarcando mucho, porque todo el mundo que tenga un cerebro para pensar, podrá detectar inmediatamente que digo la verdad y no solamente que digo la verdad, sino que esa verdad puede ser comprobada históricamente y por lo tanto no “abarco mucho”, así que “aprieto bastante”.  Quiero darle seis evidencias.  Y si alguien quiere más, con mucho gusto añadiré otras.  Pero creo que estas son suficientes.  Estas son seis evidencias que demuestran cómo los protestantes y evangélicos, aunque digan otra cosa, EN SUS PRÁCTICAS RELIGIOSAS Y EN SU TEOLOGÍA FUNDAMENTAL, DEPENDEN DE LA IGLESIA CATÓLICA, ESTÁN SUJETOS A LA IGLESIA CATÓLICA Y VIVEN BAJO LA AUTORIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA.

PRIMERA EVIDENCIA:

CADA VEZ QUE LOS PROTESTANTES Y EVANGÉLICOS ADORAN EN “DOMINGO”, TIENEN QUE DEPENDER DE LA AUTORIDAD EJERCIDA POR LA IGLESIA CATÓLICA para determinar, usando su autoridad, que el Sábado no será más para los cristianos, sino el Domingo el nuevo día de adoración.  POR LO TANTO, CUANDO MI AMIGO EL DR. MARTÍN ASÍ COMO EL RESTO DE LOS EVANGÉLICOS SE REÚNEN EN SUS TEMPLOS PARA ADORAR EN DOMINGO, NO HACEN OTRA COSA QUE RECONOCER LA AUTORIDAD ÚNICA Y EXCLUSIVA QUE TIENE LA IGLESIA CATÓLICA, porque fue la Iglesia Católica quien determinó qué día de adoración contaría para los cristianos, y ese día es el domingo, no el sábado judío ni otro día.

SEGUNDA EVIDENCIA:

Cada vez que los protestantes y evangélicos celebran la Navidad el 25 de diciembre, aunque digan por un lado que dependen solamente de La Escritura, EN LA PRÁCTICA DEPENDEN REALMENTE DE LA AUTORIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA QUIEN FUE LA QUE ESTABLECIÓ EL 25 DE DICIEMBRE COMO DÍA DEL NACIMIENTO DEL SEÑOR.

TERCERA EVIDENCIA:

Cada vez que los protestantes y evangélicos celebran el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección en la fecha que lo hacen, siguen la autoridad de la Iglesia Católica quien ha establecido por medio de sus concilios, tradición y magisterio, cuál es el día que los cristianos tienen que recordar la muerte y resurrección del Señor.  Es más, cada año recibo llamadas de pastores evangélicos preguntándome:  ¿Cuándo cae viernes santo este año?  ESTO DEMUESTRA LA AUTORIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA Y LA SUJECIÓN A LA IGLESIA CATÓLICA QUE TIENEN NUESTROS HERMANOS SEPARADOS AÚN CUANDO DIGAN QUE NO, SABEMOS QUE ES ASÍ.

CUARTA EVIDENCIA:

Cada vez que los cristianos protestantes y evangélicos celebran el 31 de Diciembre como el día final del año y el primero de Enero como el primer día del año, dependen, no de la sola Escritura, como dicen, sino de la autoridad de la Iglesia Católica, por medio de sus tradiciones, concilios y magisterio quien ha determinado que ese día termina el año y comienza el año nuevo.  POR TANTO, AUNQUE NO QUIERAN, EN LA PRÁCTICA NO HACEN OTRA COSA QUE RECONOCER LA AUTORIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA, LA ÚNICA AUTORIDAD LEGÍTIMA EN ASUNTOS DE LA FE CRISTIANA.

QUINTA EVIDENCIA:

Cuando los protestantes y evangélicos bautizan a sus miembros usando la fórmula:  “En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, no hacen otra cosa que reconocer que la autoridad para determinar la fórmula bautismal, es de la Iglesia Católica, porque en ningún lugar del Nuevo Testamento encontramos a ningún apóstol bautizando así, FUE LA IGLESIA CATÓLICA QUIEN ESTABLECIÓ DICHA FÓRMULA Y CUANDO LOS  “HERMANOS SEPARADOS” LA USAN, NO HACEN OTRA COSA QUE AFIRMAR QUE LA ÚNICA AUTORIDAD PARA DETERMINAR LA MANERA CÓMO SE EXPRESA LA FE CRISTIANA ESTÁ EN LA IGLESIA CATÓLICA, EN EL VATICANO.

SEXTA EVIDENCIA:

Cuando nuestros hermanos separados dicen:  “SOLO LA ESCRITURA ES LA FUENTE DE LA AUTORIDAD”, TIENEN QUE DEPENDER DE LA IGLESIA CATÓLICA PORQUE FUE ELLA QUIEN DETERMINÓ QUÉ LIBROS FORMAN LA ESCRITURA mostrando así, con hechos y no con palabras, que ella es la receptora legítima de la autoridad y por lo tanto, solamente ella puede ejercerla legítimamente.

Moderador:  En consecuencia, ha sido la Iglesia Católica la que ha dado los libros que componen la Biblia, y por tanto, es ella la que ha determinado la lista de los libros inspirados de los no inspirados.  ¿Es eso correcto?

Dr. Piodoche:  Eso es correcto.

Moderador:  Bien, ¿qué tiene que decir a esto el Dr. Martín?

Dr. Martín:  Gracias Dr. King, estaba esperando mi oportunidad para hablar porque definitivamente el Dr. Piodoche ha tratado el asunto muy claramente, por supuesto, desde su punto de vista, que yo respeto, porque como dije desde el principio y como él también lo afirmó, a pesar de todo, somos amigos, venimos de la misma escuela y buscamos una misma meta.  Nadie niega el aporte que ha hecho la Iglesia Católica en cada uno de los seis puntos presentados aquí.  Sin embargo, yo tengo una pregunta para el Dr. Piodoche.  Usted dijo al principio que la autoridad de la Iglesia Católica descansaba en tres pilares fundamentales:  Escritura, tradición y magisterio eclesiástico.  Lo que quiso decir entonces es que la Iglesia Católica es el testigo más antiguo que existe sobre el tema de la fe cristiana y por tanto ella es la que tiene la autoridad para definir lo que es realmente la fe cristiana y que al hacerlo, su testimonio puede ser recibido como absoluta verdad y confiabilidad.  ¿Es esto cierto?

Dr. Piodoche:  Hermano Martín:  Aunque no tengo idea de adónde quiere ir, tengo que decir que sí, que eso es cierto y usted lo sabe muy bien.

Dr. Martín:  Bien, quiero preguntarle entonces:  ¿Ha dicho siempre la Iglesia Católica la verdad?  ¿O usted reconoce que se ha equivocado en algunas cosas?

Dr. Piodoche:  Bueno, no estamos tratando aquí esos temas.  Por supuesto, la Iglesia Católica se ha equivocado en algunas cosas, en definitiva ella está formada por hombres, pero en términos del asunto específico que estamos tratando aquí, yo le he dado a usted las evidencias que demuestran que la autoridad está en la Iglesia Católica y fuera de ella nadie tiene autoridad, especialmente en lo que se refiere al asunto del canon de Las Escrituras.

Dr. Martín:  Bien, entiendo, usted afirma entonces que en otras cosas la Iglesia Católica se ha equivocado en su veredicto.  Eso es suficiente para mí y agradezco su humildad en reconocerlo.  Pero como es evidente, si la iglesia Católica se ha equivocado en algunas cosas, entonces usted acepta que HUBO NECESIDAD DE REFORMAS Y QUE ESAS REFORMAS FUERON INICIADAS POR NOSOTROS.  ¿Correcto?

Dr. Piodoche:  No veo el asunto muy relacionado con el tema específico que estamos tratando, pero sí, es correcto.  Acepto que han habido errores y que fue necesario corregirlos.

Dr. Martín:  Otra pregunta:  ¿Ha sido testigo la Iglesia Católica de todo el proceso de formación de la Iglesia desde sus orígenes hasta la fecha?  ¿O ha habido algún tiempo cuando la Iglesia Católica no fue testigo de tales hechos?

Dr. Piodoche:  Por supuesto, la Iglesia Católica reclama un testimonio ininterrumpido de todo el proceso histórico desde su nacimiento hasta los días actuales.  Aunque no siempre fue testigo de todas las cosas.  Pero quiero puntualizar esto de nuevo.  Históricamente hablando, especialmente relacionado con el Nuevo Testamento, la Iglesia Católica afirma dos cosas centrales:  PRIMERO que ha sido su autoridad lo que ha determinado la manera cómo debe estar formado el cánon del Nuevo Testamento.  SEGUNDO, que ha sido sobre la base de su autoridad como ha sido preservado y transmitido el cánon hasta nuestros días.  Esto es lo que dice la Iglesia Católica:  FUERA DE ELLA, NADIE PUEDE RECLAMAR AUTORIDAD SOBRE EL NUEVO TESTAMENTO, NI SU NORMATIVIDAD NI SU CANONICIDAD.

Moderador:  Visto así, lo que el Dr. Piodoche está diciendo es que no importa cómo lo ponga, hay que confiar en la Iglesia Católica, sus tradiciones, decisiones, magisterios y concilios si queremos que el Nuevo Testamento continúe siendo un libro sagrado e inspirado para el Cristianismo, al mismo nivel que el Antiguo Testamento, es decir, ambos la Palabra inerrante del Eterno a los hombres.

Dr. Piodoche:  Esto es correcto.  Dr. King, tanto la iglesia protestante como la evangélica de nuestros días, se encuentra en una situación de aprieto y esta situación se incrementa cuando tiene que responder preguntas críticas y difíciles.  Hay que reconocer que sin la aceptación coherente de la historia y lugar de la Iglesia Católica dentro de la historia, La Biblia viene a ser como un libro suspendido en el aire, muy bonita y bien presentada, pero colgando en el aire, que no tiene sentido histórico a menos que aceptemos el veredicto de la Iglesia Católica.  Y quiero insistir en esto:  Cuando nosotros abrimos nuestras Biblias, antes de encontrarnos con Génesis 1:1, hallamos una página que dice:  “ÍNDICE”, y ninguna persona bien informada puede negar que tal página no forma parte de La Escritura sino que apunta a La Escritura Inspirada.

Moderador.  Dr. Martín:  ¿Cuán importante es esa primera página que presenta el Dr. Piodoche?

Dr. Martín:  Hay que reconocer que es extraordinariamente importante, porque esa página nos dice qué es válido e inspirado y cuáles son los límites confiables y seguros de Las Escrituras.

Dr. Piodoche:  Y este es el problema de los protestantes y evangélicos, que ellos no tienen una doctrina de la Tabla de Contenido (Índice) de Las Escrituras, y no tienen otra alternativa que seguir el dictado y la autoridad de la Iglesia Católica.

Moderador:  Lo que usted quiere decir, Dr. Piodoche es que ni la Iglesia Protestante ni la Evangélica podrían tener hoy un Nuevo Testamento en sus manos, a no ser porque la Iglesia Católica estableció su canon, preservó su contenido y lo pasó al mundo como palabra infalible e inspirada de Dios para los hombres.  ¿Entendí bien?

Dr. Piodoche:  Entendió muy bien, Dr. King.  Y sobre esto, todos los católicos podemos decir con sano orgullo que la Iglesia Católica es la receptora, editora, custodia y administradora de esa palabra y ella se reserva entonces el derecho innato en su autoridad, no solamente de determinar qué libros son y qué libros no son, sino además, de explicar su significado preciso y hacer las correcciones necesarias para que ese significado preciso dado por la Iglesia Católica, esto es su catecismo, esté bien establecido en el contenido apuntado por el Índice creado, preservado y transmitido por ella.

Dr. Piodoche:  Cuando la Iglesia Católica habla oficialmente, ex cátedra, por la voz de su cabeza, el obispo de Roma, sus palabras son inspiradas por Dios, respaldadas por Dios y deben ser aceptadas como normativas por todos los cristianos que aceptan su testimonio sobre la lista y contenido del Nuevo Testamento que ella ha presentado al mundo.  Pero ya que el Dr. Martín me hizo preguntas directamente, yo quiero hacerle una pregunta directamente también.  ¿Puedo?

Moderador:  Adelante Dr. Piodoche.

Dr. Piodoche:  ¿Por qué los protestantes y evangélicos han de creerle a la Iglesia Católica en relación a lo más importante, el cánon de la Biblia, y no en sus doctrinas?  Esto revela, desde la perspectiva católica, una contradicción.  Porque por un lado los cristianos protestantes y evangélicos están sujetos a la autoridad de la Iglesia Católica, quieran o no quieran, tanto en determinar las fronteras del contenido de la Biblia como en la mayoría de sus prácticas y costumbres, como hemos visto antes, pero al mismo tiempo, niegan aquí y allá lo que consideran que no es normativo ni autoritativo, burlándose así e ignorando, para su propio mal, la autoridad suprema de la Iglesia Católica y convirtiéndose en su juez, cuando en realidad debe serle un siervo fiel.

Dr. Martín:  Gracias por la pregunta.  Aunque tampoco sé a dónde quiere ir a parar con esto, (risas de la audiencia), y el tema no es exactamente el que nos ocupa, no obstante ya aceptaste que la Iglesia Católica cometió errores y que había que corregirlos.  ¿Quieres una mejor respuesta?

Dr. Piodoche:  Desde el punto de vista de la Iglesia Católica, solamente si los protestantes y evangélicos aceptan su dependencia de ella y mantienen su continuidad histórica con ella, podrán usar la autoridad de Las Escrituras para su bien, porque esa autoridad depende de lo que la Iglesia Católica ha dicho que es la Biblia y lo que no es la Biblia, lo que es el Nuevo Testamento y lo que no es el Nuevo Testamento.  ¿Aceptas eso o no lo aceptas Dr. Martín?

Dr. Martín:  Algunos libros son discutibles.  Y usted lo sabe muy bien.  Por ejemplo, yo tengo dudas de la Carta de Santiago.  Creo que fue dejada ahí por vosotros para justificar vuestra doctrina de salvación por obras en vez de por la fe sola.  Vosotros sabéis muy bien que esa carta no es para gentiles.

Dr. Piodoche:  Dr. King, si los protestantes y evangélicos se desconectan de la Iglesia Católica ni siquiera están en condiciones de decidir por sí mismos, cuáles libros son inspirados y cuáles no, porque solamente la Iglesia Católica ha sido receptora y depositaria de esa autoridad.  El Dr. Martín habla de la Carta de Santiago, pero al final, la tuvo que incluir en su lista y hoy día aparece en todas las listas.  ¿Quién se atreve a quitar uno de los cuatro evangelios del Nuevo Testamento y continuar siendo parte del Cristianismo?  ¿Quién de ustedes se atreve a añadir un evangelio al Nuevo Testamento y continuar siendo parte del Cristianismo?  Lo que la Iglesia Católica ha dicho, no se puede añadir ni se puede quitar, ni su doctrina fundamental sobre Dios y Cristo puede ser alterada, porque con solo un cambio que hagas, dejas de ser parte de la continuidad teológica de la Iglesia, y eso te retira automáticamente en tu acceso a la Biblia, porque el Dr. Martín depende de ella para su aceptación.  TAL ESTADO DE COSAS REVELA, MÁS ALLÁ DE TODA DUDA, QUE ES A LA IGLESIA CATÓLICA A QUIEN DIOS LE HA DADO LA AUTORIDAD PARA ATAR Y DESATAR Y ES ELLA QUIEN TIENE LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS.

Moderador:  El Dr. Piodoche, representando a la Iglesia Católica afirma que aunque digan otra cosa, en la práctica, los cristianos protestantes y evangélicos están sujetos a la autoridad de la Iglesia Católica en términos de canon de La Escritura, doctrina de Dios, doctrina de Cristo y prácticas y costumbres eclesiásticas, todo lo cual revela que si lo confiesan o no, aceptan de todos modos, la autoridad de la Iglesia Católica y que están sujetos a ella en cada uno de esos aspectos.  ¿He comprendido bien Dr. Piodoche?

Dr. Piodoche:  Ha entendido bien Dr. King.  Si los protestantes o evangélicos rechazan a la Iglesia Católica, lo harán por ignorancia o por rebeldía pero no por la verdad histórica evidente de que ha sido ella quien ha dicho por qué hay 27 libros en el Nuevo Testamento y por qué no 26, por qué no 30.

Moderador:  El Dr. Martín mencionó que personalmente no aceptaba la Carta de Santiago por no ser dirigida a gentiles, y porque apoyaba la teología católica de la justificación por obras en vez de por la fe sola.  ¿Es esto cierto Dr. Martín?

Dr. Martín:  Eso es correcto.  Todo indica que la Carta de Santiago fue escrita a fieles de la circuncisión (judíos), no de la incircuncisión (gentiles), y por tanto, esto crea una situación diferente, porque los judíos caen en un lado diferente de este debate.

Moderador:  Bueno, eso me interesa, porque todos ustedes saben de mis raíces judías, pero no soy observante, pero mis padres y abuelos eran judíos, pero no cristianos, tampoco practicantes del Judaísmo, pero al hablar de que los judíos caen en un lado diferente de este debate, capta mi atención.  ¿Qué quiere usted decir con esto Dr. Martín?

Dr. Martín:  Los judíos fueron el pueblo del Pacto.  Por su rechazo de Jesús como Mesías, perdieron su posición de pueblo del Pacto y esta posición fue llenada por los fieles de entre las naciones que sí han aceptado a Jesús como El Mesías.  Pero aún así, cuando ellos se arrepientan y se conviertan, serán injertados de nuevo en la Iglesia Universal e Invisible, compuesta por judíos y no judíos creyentes en Jesús como El Mesías.

Moderador:  Pero al hablar de los judíos, estamos hablando de un pueblo que nunca ha dejado de ser pueblo, de otra manera yo no estuviera aquí entre vosotros… Por supuesto, la creación del Estado de Israel me dice a mí que los judíos seguimos ahí, que no hemos sido desechados, al menos totalmente ¿no?

Moderador:  Dr. Piodoche, el Dr. Martín ha afirmado que los judíos hemos sido rechazados por Dios como pueblo elegido porque no aceptamos a Jesús como Mesías y que los no judíos que sí lo han aceptado, se han constituido en el nuevo pueblo escogido.  ¿Esto es cierto?

Dr. Piodoche:  La Iglesia Católica es el pueblo de Dios.  Es el Israel espiritual conformado por judíos y no judíos creyentes en Jesús como El Mesías.  Si los judíos quieren formar parte de nuevo del pueblo elegido, tienen que convertirse al cristianismo y con mucho gusto los recibimos.  Sin embargo, históricamente hablando, ellos son nuestros hermanos mayores y por ellos es que la Iglesia Católica ha podido recibir el Antiguo Testamento.

Moderador:  Bueno, la introducción de un judío aquí en este debate, parece una buena cosa.  Yo pienso que deberíamos traer un rabino para que nos presente su punto de vista.  ¿Qué piensan ustedes?  (Se oyen gritos de la audiencia:  “Bueno”,  “Excelente”,  “Ahora mismo”,  y aplausos)

Moderador:  Señores el tiempo se nos ha ido.  Quiero agradecer profundamente al Dr. Piodoche y al Dr. Martín por su comparecencia en este programa y a todos ustedes que han estado aquí disfrutando sin duda de la riqueza que ambos contrincantes han puesto sobre la mesa.  Pero les prometo que en mi próximo programa sobre el tema, traeré a un judío para oír su punto de vista.  Muchas gracias a todos.  (El Dr. King se levanta y saluda a ambos conferencistas y se despide de la audiencia.  El Dr. Piodoche y el Dr. Martín se estrechan las manos y salen juntos del escenario).