Quién puede entrar en El Lugar Santísimo

Y le dijo:  Di a Aharón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el Kodesh (lugar partado del Mishkán/Tabernáculo), en la parte interior del velo, delante del Kaporet (asiento del perdón), que está sobre el arca, para que no muera, cuando me aparezca en la nube sobre el asiento del perdón. Se pondrá la túnica kodesh (apartada) de lino y cubrirá su carne con calzoncillos de lino; se ceñirá el cinturón de lino y se cubrirá con la tiara de lino.  Vestiduras kodesh (apartadas) son éstas.  Primeramente bañará su cuerpo con agua y luego se pondrá aquellas vestiduras.

Vaikrá (Levítico) 16:2, 4, Versión Escrituras Unidad.

Leer Vaikrá (Levítico) 16:1-17
SÓLO UN DÍA AL AÑO, El Kohen HaGadol (El Sumo Sacerdote) terrenal podía entrar en El Lugar Santísimo en El Mishkán (El Tabernáculo), ese día es llamado Yom Hakipurim o Yom Kipur, en hebreo, que significa “El Día de Las Expiaciones” o “Día de Expiación”. Ese día cae en el décimo día del séptimo mes bíblico.  ESE DÍA ES EL MÁS SAGRADO DE TODOS LOS DÍAS DEL AÑO.  Todo el pueblo está obligado a ayunar en señal de arrepentimiento y petición de perdón por los pecados cometidos contra El Eterno.  En ese día son perdonados todos los pecados que toda la nación ha cometido contra El Eterno durante todo el año.  Es un día sumamente crítico. Si El Kohen HaGadol (El Sumo Sacerdote) fallaba en su misión, el pueblo no podía obtener el perdón de sus pecados y esto traería muy graves consecuencias sobre toda la nación.

Ahora, todo el culto terrenal es una réplica del culto celestial.  La carta a los Judíos (Hebreos), describe en detalle todo el cumplimiento celestial mesiánico de este servicio y MUESTRA CÓMO YESHUA EL MESÍAS ENTRÓ EN EL LUGAR SANTÍSIMO EN EL CIELO CON SU PROPIA SANGRE UNA VEZ POR TODAS y produjo una expiación y purificación eternas para los que están destinados para la vida eterna y un Ministerio Sacerdotal en El Mishkán (El Tabernáculo) Celestial.

Si no vemos que hay dos dimensiones, una celestial y otra terrenal, no vamos a entender ni el culto terrenal ni el culto celestial.  EL MESÍAS MURIÓ Y RESUCITÓ PARA OFICIAR EN EL CULTO CELESTIAL, NO EN EL CULTO TERRENAL.  Todo el culto terrenal es una sombra del celestial, pero la sombra no es un sustituto de lo celestial ni lo celestial elimina la sombra terrenal.  Todo lo contrario, hay una armonía perfecta entre los dos cultos y pueden convivir sin conflictos.

Al estudiar los detalles del servicio de Yom Hakipurim o Yom Kipur, podemos aprender muchísimo del Ministerio Celestial del Kohen HaGadol (El Sumo Sacerdote) según El Orden de Malki-Tzedek, que es El Servicio Eterno basado sobre la vida de La Resurrección, la vida indestructible.

En Yom Kipur, El Kohen HaGadol (El Sumo Sacerdote) terrenal tenía que quitarse su ropa sumo sacerdotal que usaba para el ministerio diario y vestirse con ropa de lino para poder entrar en El Lugar Santísimo.  ESO CONSTITUYE UNA SOMBRA DE LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE YESHUA EL MESÍAS.  El Kohen HaGadol tenía que desnudarse, figura de la muerte de Yeshua El Mesías, y luego se vestía de una ropa nueva de lino que habla DEL CUERPO Y MINISTERIO DE LA RESURRECCIÓN DEL MESÍAS.

El lino no es solamente la vestidura de todos los kohanim (sacerdotes), sino también de los malajim (ángeles, mensajeros), lo cual muestra que es una ropa celestial.  Leer Iejezkel/Ezequiel 9:2,3,11; 10:2,6-7; 40:3; Daniel 10:5; 12:6,7; Revelaciones 15:6; 19:14.

En la relación entre Yom Kipur y El Mesías vemos también el hecho de que el lino estaba presente todo el tiempo en el proceso de su muerte y resurrección (Mattityahu/Mateo 27:59; Meir/Marcos 15:46; Hilel/Lucas 23:53; 24:12; Yohanán/Juan 19:40; 20:5-7).  El lino fino es también la ropa de la resurrección de los santos (Revelaciones 19:8).

Por medio de Yeshua El Mesías tenemos acceso al Trono Celestial que está en El Lugar Santísimo en el cielo. En la Carta a los Judíos (Hebreos), Versión Hebraica del Código Real 4:14-16, está escrito: “Por tanto, teniendo Un Gran Kohen HaGadol (El Sumo Sacerdote) que ha traspasado los cielos, Yeshua El Hijo de Dios, retengamos nuestra convicción sobre Él.  Porque no tenemos un Kohen HaGadol que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue puesto a prueba en todas las áreas de la vida, según nuestra semejanza, PERO NUNCA TRANSGREDIÓ LA TORAH.”  Leemos en Mattityahu (Mateo) 5:17-18, Versión Hebraica del Código Real:  “¡Ni os pase por la mente la idea que he venido para declarar abrogada La Torah o Los Profetas!  No he venido a abrogar sino a mostraros cómo interpretarla correctamente.  Porque de cierto os digo, hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una yud ni un adorno de una letra sagrada, pasará de La Torah hasta que todo lo dicho en ella haya sido totalmente enseñado y alcanzado su intención original.”

Acerquémonos, pues, confiadamente, al Trono del Kabod (de La Gracia), para recibir la rajamim (misericordia) prometida y hallar la gracia disponible para el socorro propicio.