Los Mandamientos que nos aplican, han sido dados para ser cumplidos y en la obediencia hay bendiciones de parte de Elohim (El Juez Supremo)

Retendrán y pondrán por obra todos Los Mandamientos que les ordeno hoy, para que se multipliquen y vivan largos días, y entren a poseer aretz (la tierra) que YHVH juró a sus padres.

Debarim (Deuteronomio) 8:1, Versión Escrituras Unidad

Leer Debarim (Deuteronomio) 7:11-12 y 8:11.

¿Hay recompensa en cumplir Los Mandamientos?

En varias ocasiones aparece la expresión “HOY”, en hebreo “hayom”, en relación con el cumplimiento de Los Mandamientos. Los Mandamientos (que nos corresponden), han sido dados para ser cumplidos y en ello hay bendición.

Este texto dice que hay vida como consecuencia del cumplimiento de Los Mandamientos. DE ESTO APRENDEMOS QUE EL QUE QUEBRANTA LOS MANDAMIENTOS QUE LE CORRESPONDE, ESTÁ EN EL CAMINO DE MUERTE (SEPARACIÓN DE ELOHIM), Y EL QUE LOS CUMPLE ESTÁ EN EL CAMINO DE VIDA. Al que quebranta Los Mandamientos y no se arrepiente, le espera la muerte dos veces, en esta vida (la persona se aleja de Dios) y después de la resurrección (separación total de Elohim). Al que cumple Los Mandamientos ya siendo salvo, le espera la vida dos veces, en esta vida estar en comunión con Elohim (El Juez Supremo) y después de La Resurrección,  La Vida Eterna en La Presencia del Eterno, a través de su Representante Yeshua HaMashiaj, gozándose en El Milenio, en Ierushalaim (Jerusalén) y La Eternidad.

Desde que El Templo fue destruido en el año 70 por los romanos, muchos Mandamientos ya no se practican hoy.  Ningún hombre, excepto UNO, ha sido capaz de cumplir TODOS Los Mandamientos que le corresponden sin fallar:  Yeshua HaMashiaj es su Nombre.

Yeshua dijo: “¡Ni os pase por la mente la idea que he venido para declarar abrogada La Torah o Los Profetas!  No he venido a abrogar, SINO A MOSTRAROS CÓMO INTERPRETARLA CORRECTAMENTE.”  Mattityahu (Mateo) 5:17,  Versión Hebraica del Código Real.

Por eso El Eterno ha provisto por Su Rajamim (misericordia), el perdón de pecados para el que se arrepiente de su desobediencia. El que acepta todos Los Mandamientos QUE LE CORRESPONDEN, QUE LE APLICAN, y se esfuerza para obedecerlos, tendrá por regla general, una vida bendecida y más larga que si no lo hubiera hecho. Cuando falla,  peca, pero se arrepiente y pide perdón en el nombre de Yeshua, El Eterno le perdona. Él ha provisto UN ABOGADO que intercede para suplir con perdón al creyente que se arrepiente.  En Yohanán Alef (1 Juan) 2:1, Versión Hebraica del Código Real:  “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no violéis la Torah.  Pero si alguno ha transgredido, abogado tenemos para con el Padre a Yeshua HaMashiaj HaTzadik (El Justo).”

Uno de Los Mandamientos más importantes es: CREER EN EL ÚNICO PLAN DE SALVACIÓN Y CONFIAR EN EL ETERNO, y el que cumple con ese Mandamiento recibirá vida, no solamente en este siglo sino también en el siglo venidero. EL QUE CREE Y CONFÍA EN EL PERDÓN A TRAVÉS DEL HIJO DE ELOHIM (EL JUEZ SUPREMO), YESHUA HAMASHIAJ, cumple así uno de Los Mandamientos más importantes, obteniendo el perdón y La Vida Eterna.

Una persona por medio de SUS ESFUERZOS LEGALISTAS DE CUMPLIMIENTO DE LOS MANDAMIENTOS, NO PUEDE GANARSE LOS MÉRITOS SUFICIENTES PARA OBTENER EL PERDÓN Y LA VIDA ETERNA COMO UNA RECOMPENSA POR SUS ESFUERZOS.  La Vida Eterna es un regalo dado por El Eterno a través de Su Hijo Yeshua, El Cordero de Elohim, que quita el pecado del mundo. Nadie puede llegar a La Vida Eterna si no está dispuesto a obedecer al Eterno en ESE ÚNICO PLAN DE SALVACIÓN.  Ya salva la persona, debe empezar a obedecer Los Mandamientos que le apliquen.

No es lo mismo desobedecer voluntariamente que caer por error o debilidad. No es lo mismo pecar por yerro que pecar por causa de no querer obedecer. El que no toma el yugo de Los Mandamientos sobre sus hombros puede ser que no haya tenido Un Nuevo Nacimiento, o hay rebeldía en su corazón y no tiene temor (respeto) al Eterno, ni amor y agradecimiento a lo que hizo Yeshua por él.

En Mattityahu (Mateo) 11:30, Versión Hebraica del Código Real, leemos:   “Porque mi halajah (forma de andar), es fácil y mi carga es liviana para que podáis con ella.”  El que vive desobedeciendo Los Mandamientos sin arrepentirse y sin querer obedecerlos, nunca podrá obtener Vida Eterna. No es lo mismo fallar y arrepentirse que PRACTICAR la desobediencia a Los Mandamientos.  En Mishlei (Proverbios) 28:13, Versión Escrituras Unidad, leemos:  “El que encubre su iniquidad NO prosperará, pero el que confiesa sus transgresiones Y SE APARTA DE ELLAS, recibirá Jesed (misericordia) de Elohim (El Juez Supremo).”

Cuando el ladrón que estaba colgado cerca donde Yeshua estaba muriendo, le pidió al Adón (Señor) acordarse de él cuando viniera en su Reino, él murió por sus pecados como malhechor pero antes lo reconoció y LE PIDIÓ AL REDENTOR YESHUA HAMASHIAJ ENVIADO POR EL ETERNO, QUE LE TOMASE EN CUENTA EN LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS. Esto muestra que él se arrepintió de sus pecados y reconoció que Yeshua no había hecho ningún pecado digno de muerte y aceptó El Único Plan de Salvación.  Él creyó que Yeshua iba a poder ayudarle a él en La Resurrección. Por ese arrepentimiento, esa confianza y esa confesión, fue salvo Y YESHUA PRONUNCIÓ UNA ORDEN POR LA AUTORIDAD DELEGADA QUE HABÍA RECIBIDO DEL ETERNO:  “DE CIERTO TE DIGO HOY, que estarás conmigo en el Gad Edem  (Paraíso)”.

En Yohanán (Juan) 3:16, Versión Hebraica del Código Real, leemos:  “Porque del tal manera amó Elohim a los hombres, que dio AL MASHIAJ ÚNICO, para que todo aquél que tiene fe obediente en Él, no se pierda, más le sea concedido vivir eternamente en el mundo por venir”.