La Torah nos enseña el camino para poder obedecer, recibir y vivir en la Perfecta Voluntad del Eterno, y así ver Su Kabod (Gloria)

Entonces Moshé (Moisés) dijo:  Esto es lo que YHVH mandó que hicieran para que se les manifieste el kabod (la gloria) de YHVH.

Vaikrá (Levítico) 9:6, Versión Escrituras Unidad

¿Queremos ver El Kabod (La Gloria) del Eterno?

El Eterno deseaba manifestar su KABOD (GLORIA) en medio de Su Mikdash (Templo).  Para poder llegar a ese fin era necesario eliminar el pecado primero de la familia del Sumo Sacerdote (El Kohen HaGadol), y luego del pueblo.  Los sacrificios de los animales sin defecto, servían para cubrir los pecados de los hijos de Israel, PERO NO LOS PODÍAN QUITAR.  SÓLO EL SACRIFICIO DE YESHUA EL MESÍAS LLEVADO A CABO UNA VEZ POR TODA LA RAZA HUMANA, DESDE ADAM EN ADELANTE, ES CAPAZ DE QUITAR LOS PECADOS DEL HOMBRE, aún los llamados Pecados de Karet.  Leer Vaikrá (Levítico) capítulo 18.  “El que encubre su iniquidad no prosperará, pero el que confiesa sus transgresiones y se aparta de ellas, recibirá jesed (misericordia, compasión) de Elohim (El Juez Supremo).” Mishlei (Proverbios) 28:13, Versión Escrituras Unidad.

Ahora había llegado el momento de iniciar EL CULTO AL ETERNO EN EL MISHKAN (EL TABERNÁCULO).  Los sacrificios no eran un fin en sí, sino sólo eran medios por los cuales La Presencia del Eterno podía manifestarse y permanecer en el pueblo.  Esa Presencia de Su gloria, esa Shejiná, era la meta de todo el Culto del Mishkan (Tabernáculo), Y AHORA HABÍA LLEGADO EL MOMENTO DE PODER EXPERIMENTAR LA ENTRADA DE ESA KABOD (GLORIA) DE MANERA VISIBLE.  Leemos en Vaikrá (Levítico) 9:6, Versión Escrituras Unidad:  “Entonces Moshé (Moisés) dijo:  Esto es lo que YHVH mandó que hicieran para que se les manifieste el kabod (la gloria) de YHVH.”

En Vaikrá (Levítico) 9:4, está escrito que YHVH se iba a aparecer a los hijos de Israel, pero en Vaikrá (Levítico) 9:6 habla del kabod (la gloria), del Eterno.  Esto nos enseña que La Gloria del Eterno es Su Presencia, es Él mismo de manera manifestada.  ÉL ES INVISIBLE pero se manifiesta de manera visible al ojo humano a través de sus malajim (ángeles), a través de visiones, etc.

Pero no sólo eso, La Presencia del Kabod (La Gloria) del Eterno es algo que también afecta las emociones.  Es posible no solamente ver sino también sentir Su Gloria.   Hoy en día no podemos ver Su Gloria en medio del pueblo, porque aún no tenemos El Mikdash (El Templo) en Ierushalaim (Jerusalén), PERO SÍ ES POSIBLE SENTIR Y ES POSIBLE VIVIR Y CAMINAR EN ESE SENTIMIENTO DE SU INMEDIATA PRESENCIA EN NUESTROS TEMPLOS PERSONALES (NUESTROS CUERPOS), como podemos leer en la Primera Epístola del Apóstol Pablo a los Corintios 6:19-20, Versión Hebraica del Código Real:  “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo de la Rúaj HaKodesh (Espíritu del Santo),  la cual está en vosotros, la cual tenéis de Eloah (Dios), y que no sois vuestros?  Porque fuisteis comprados por precio; glorificad, pues, a Eloah (Dios) en vuestro cuerpo.”  Leemos en la Primera Epístola del Apóstol Pablo a los Corintios 6:15-18, Versión Hebraica del Código Real:  “¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Mashiaj?  ¿Quitaré, pues, los miembros de Mashiaj (Ungido) y los haré miembros de una ramera?  ¡Ni se les ocurra pensarlo!  ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un solo cuerpo con ella?  Porque dice:  ‘Los dos vendrán a ser una sola carne’.  Pero el que se une al Adón (Señor), un espíritu es con Él.  Huid de la impureza sexual.  Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que hace impureza sexual, contra su propio cuerpo peca.”

ESA GLORIA, ESA PRESENCIA DEL ESPÍRITU DEL ETERNO, ES MÁS VALIOSA QUE CUALQUIER COSA DE ESTE MUNDO.  Su cercanía en nuestras vidas es más válida que todo lo demás.  El anhelo por esa Gloria es la aspiración más alta que un hombre pueda tener Y LA TORAH NOS ENSEÑA EL CAMINO PARA PODER VER, RECIBIR Y VIVIR EN ESA GLORIA.

La Torah Viviente (Yeshua), es la manifestación de ESA GLORIA aparte del Templo edificado por manos humanas, como está escrito en Yohanán (Juan) 1:14, Versión Hebraica del Código Real: “Y el dabar (Palabra*) que El Eterno tenía en Su Seno (El Mashiaj), se hizo carne (Yeshua) y tabernaculizó entre nosotros y contemplamos Su Gloria, GLORIA COMO LA DEL ÚNICO DE SU CLASE DEL PADRE, lleno de Jésed (Misericordia, Compasión) y Emet (Verdad).”

*Dabar:  Indicando lo que está en la mente y en el pensamiento del Eterno, es decir, Sus propósitos o planes.

En la oración del Kohen HaGadol (El Sumo Sacerdote) Celestial, Yeshua HaMashiaj, vemos también la gran aspiración del cielo de mostrar El Kabod del Eterno, a los hombres, como dice en Yohanán (Juan) 17:22, 24, Versión Hebraica del Código Real: “Y Yo, bajo palabra, les he dado ya La Gloria que me has dado, para que vivan en perfecta unidad, como nosotros somos Una Unidad perfecta (Un Ejad).  Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo (cuando Él venga a Jerusalén), para que contemplen mi gloria que me has dado, PUES ME AMASTE DESDE ANTES DE LA CREACIÓN DE TODAS LAS COSAS.”  El Mashiaj, La Or (La Luz) Verdadera, estaba con El Eterno en Su Seno, por eso dice en la Carta a los Judíos (Hebreos) 10:5-7, Versión Reina Valera 1960:  “Por esto, cuando Él entró en el mundo, dijo:  En sacrificios y ofrendas no te complaciste; ME VESTISTE CON CUERPO (YESHUA); holocaustos y expiaciones por el pecado no demandaste.  Entonces dije:  He aquí que vengo, como en el principio de los libros está escrito de mí, para hacer tu voluntad, oh Dios.”

LA REMISIÓN DEL PECADO es una condición muy importante para poder ver Su Kabod. OTRA DE LAS COSAS QUE LA TORAH NOS ENSEÑA ES LA OBEDIENCIA A LOS MANDAMIENTOS, que nos aplican.  El versículo que hemos destacado nos enseña que para poder ver El Kabod (La Gloria) del Eterno hay que hacer lo que Él ha mandado que se haga.

¿Queremos ver El Kabod del Eterno?  Entonces tenemos que hacer lo que Él nos ha mandado.  Y esto no es un mensaje principalmente individual, sino colectivo.  Por eso dice “a vosotros”.

¿Deseamos realmente El Kabod (La Gloria) del Eterno entre nosotros?  ¿Estamos dispuestos a combatir el pecado en todas sus formas y obedecer al Eterno en todo lo que nos manda?

“El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y reciben el daño.”

Mishlei (Proverbios) 22:3, Versión Biblia de Referencia Thompson