Israel ha sido llamado a ser Luz para las Naciones

“Apartada convocación tendrán el día quince del mes séptimo; ningún trabajo harán, y celebrarán La Fiesta solemne de YHVH durante siete días.  Presentarán holocaustos en ofrenda encendida en olor agradable a YHVH:  trece becerros, dos carneros y catorce corderos de un año, todos sin defecto”.


Bamidbar (Números) 29:12-13, Versión Escrituras Unidad

Leer Bamidbar (Números) 29:12-40

¿Por qué eran sacrificados tantos novillos? 

Durante los siete días de La Fiesta de Los Tabernáculos o Sukot (Cabañas), se ofrecían en total 70 novillos. El número 70 representa las 70 naciones gentiles originales que salieron de los lomos de Noaj (Noé), según Bereshit (Génesis) 10.  La Fiesta de Tabernáculos o Sukot (Cabañas), está conectada de una manera especial con las naciones.  TABERNÁCULOS O SUKOT (CABAÑAS), ES LA FIESTA QUE PROFÉTICAMENTE ANUNCIA EL REINADO MESIÁNICO CON MIL AÑOS DE PAZ EN TODO EL MUNDO. En ese tiempo se restablecerá El Culto en El Templo en Ierushalaim (Jerusalén), y todas las naciones tendrán la obligación de subir a ESA CAPITAL DEL MUNDO no sólo para recibir instrucciones de cómo vivir según La Torah (Ishaiahu/Isaías 2:1-4; Mijah/Miqueas 4:1-4); sino también para celebrar La Fiesta de los Tabernáculos o Sukot (Cabañas).  Leer Zejariah (Zacarías) 14:16-19.

Leemos en Ishaiahu (Isaías) 2:1-4, Versión Escrituras Unidad:  “Lo que vio Ishaiahu, hijo de Amotz con respecto a Iehudah (Judá) y a Ierushalaim (Jerusalén):  Ocurrirá al fin de los días, que El Monte de La Casa de YHVH será afirmado como cabeza de los montes; y exaltado sobre las colinas, y todas las naciones esperarán en él.  Muchos pueblos irán y dirán:  Vengan, subamos al Monte de YHVH, a La Casa del Elohim (El Juez Supremo) de Iaakob; allí nos enseñará sus caminos, y andaremos en sus sendas.  Porque de Tzion saldrá La Torah, y La Palabra de YHVH desde Ierushalaim.  Él juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos que están lejos.  De sus espadas forjarán rejas de arado, y de sus lanzas harán hoces.  NINGUNA NACIÓN levantará espada contra otra nación, NI  aprenderán más sobre guerra.”

Está escrito en Mijah (Miqueas) 4:1-4, Versión Escrituras Unidad:  “Y ocurrirá en el final de los días, que El Monte de La Casa de YHVH será establecido como cabeza de los montes, y será exaltado sobre las colinas, y correrán a él los pueblos.  Muchas naciones vendrán, y dirán:  Vengan, subamos al Monte de YHVH, a La Casa del Elohei de Iaakob.  Y Él nos enseñará sus caminos, y andaremos en sus sendas.  Porque de Tzion saldrá La Torah, y La Palabra de YHVH de Ierushalaim.   Él juzgará entre muchos pueblos, y reprenderá a naciones poderosas hasta muy lejos; forjarán rejas de arado de sus espadas, y de sus lanzas harán hoces.  NO levantará espada nación contra nación, NI aprenderán más para hacer la guerra.  Cada uno se sentará bajo su vid y bajo su higuera.  No habrá quien les haga daño; porque la boca de Adonai Tzebaot  (El Señor de Los Ejércitos), lo ha hablado.”

En Zejariah (Zacarías) 14:16-19, Versión Escrituras Unidad, leemos:   Sucederá que todos los que queden de las naciones que vinieron contra Ierushalaim, subirán de año en año a adorar al Mélej (al Rey), a Adonai Tzebaot (El Señor de Los Ejércitos), y a celebrar La Fiesta de Sukot.  Y acontecerá que cualquiera de todas las familias de Aretz (la Tierra), que no suba a Ierushalaim a adorar al Mélej (Rey), a Adonai Tzebaot (El Señor de Los Ejércitos), no vendrá lluvia sobre ellos.  Y si la familia de Mitzraim (Egipto), no sube ni viene, no caerá sobre ellos lluvia; entonces también vendrá sobre ellos la plaga con la que YHVH hirió a las naciones, para que no suban a celebrar La Fiesta de Sukot.  Este será el castigo de Mitzraim (Egipto), y el castigo de todas las naciones que no suban a celebrar La Fiesta de Sukot.”   ESTO SIGNIFICA QUE LA FIESTA DE TABERNÁCULOS-SUKOT QUE SE CELEBRA AHORA (ENTRE SEPTIEMBRE Y OCTUBRE), COMO RECORDATORIO DE LOS ACONTECIMIENTOS QUE VIENEN, SEGUIRÁ CELEBRÁNDOSE EN EL MILENIO DONDE ESTARÁ EL REY DE REYES YESHUA HAMASHIAJ REINANDO POR MIL AÑOS, COMO EL KOHEN HAGADOL (EL SUMO SACERDOTE), SEGÚN EL ORDEN DE MALKI-TZEDEK.

El papel de Israel ES ENSEÑAR LA TORAH a las naciones para que se entreguen totalmente como sacrificios vivos al Eterno; lamentablemente las persecuciones contra ellos los detuvo en su llamado.  Las naciones mismas no podrán hacerlo de manera satisfactoria sin El Ministerio de La Nación Sacerdotal.  La Torah debe enseñarse a través de Las Raíces Hebreas de nuestra fe, no a través de la Teología Griega ni Romana.

Esto nos enseña que sin los creyentes en Yeshua El Mesías, los gentiles no sabrán cómo vivir correctamente ni cómo vivir para agradar al Eterno. ISRAEL HA SIDO LLAMADO A SER LUZ PARA LAS NACIONES y por esa razón los escogidos de las naciones que se someten al liderazgo de Las Autoridades de entre los creyentes en Yeshua El Mesías de Israel, podrán llegar al máximo nivel de su potencial. Sin ese sometimiento se irán cada uno por su camino y se crearán un sin fin de ideologías, religiones, denominaciones y ministerios particulares QUE TODOS TIENEN UNA COSA EN COMÚN, NO QUERER ACEPTAR EL LIDERAZGO DE LOS CREYENTES EN YESHUA, QUE EL ETERNO HA ESTABLECIDO PARA ELLOS.

Cuando el movimiento que surgió alrededor de Yeshua se extendió a los gentiles todo iba bien mientras que se sometían al liderazgo de los judíos creyentes en Yeshua.  Pero cuando los líderes gentiles, llamados padres de la Iglesia, tomaron control del Movimiento, este se separó de su origen y así se creó “el cristianismo” que en su seno tiene un espíritu de rebeldía contra los judíos, llamado Antisemitismo.  Y se alejaron de las enseñanzas de Las Escrituras, a través de Las Raíces Hebreas.

Cuando El Reino Mesiánico sea establecido, donde Yeshua HaMashiaj estará gobernando desde Ierushalaim (Jerusalén), ese espíritu de rebeldía contra el pueblo de Israel llamado Antisemitismo desaparecerá, y así todas las Naciones caminarán en orden, dirigidos POR EL PUEBLO DE ISRAEL RESTAURADO TANTO FÍSICA COMO ESPIRITUALMENTE.

¡Que venga El Reino pronto!         ¡Ven Señor Yeshua!