El que altera la verdadera interpretación de La Torah, le será demandado por Elohim (El Juez Supremo)

No harán conforme a todas las cosas que hacemos hoy aquí, que cada quien hace lo que le parece a sus propios ojos, porque aún no hay lugar de descanso y a la heredad que YHVH su Elohim les da.

Debarim (Deuteronomio) 12:8-9, Versión Escrituras Unidad

Leer Debarim (Deuteronomio) 11:26 – 12:8-10

¿Qué relación hay entre guardar Los Mandamientos y El Reposo?

La estancia en el desierto era temporal y transitoria.  La Torah fue dada en Sinaí no para ser guardada completamente en el desierto sino en La Tierra Prometida.  Por eso era imposible guardar muchos de Los Mandamientos en el desierto y tenían que improvisar y hacer lo que podían en esa situación transitoria.

Moshé (Moisés) estaba preparando al pueblo para pasar de la etapa de los cuarenta años transitorios y prepararlos a una nueva situación totalmente diferente.  ESTE TEXTO DICE QUE CUANDO ESTABAN EN EL DESIERTO TODAVÍA NO HABÍAN ENTRADO AL REPOSO Y A LA HEREDAD.  El Reposo es una cosa y La Heredad es otra.  El Reposo tiene que ver con el estado mental y la Heredad tiene que ver con algo físico, la tierra.  Cada tribu iba a recibir una herencia terrenal y cada familia iba a recibir su lugar de morada, donde podían sentirse en casa y tener reposo en el alma.

Entendemos que, como La Torah EN PRIMER LUGAR FUE ESCRITA para la tierra de Israel, todos los Mandamientos están relacionados con la vida de Las Doce Tribus en la tierra de Israel.  Sin la presencia de Las Doce Tribus en La Tierra Prometida es imposible cumplir toda La Torah y es imposible entrar en un reposo completo.

Es interesante ver la relación entre El Reposo Emocional y El Cumplimiento de Los Mandamientos.  La falta de Mandamientos crea inestabilidad mental que es contraria al Reposo.  En el desierto no podían cumplir muchos de Los Mandamientos y por eso no tenían Reposo completo en sus almas.  Pero en La Tierra Prometida sí iban a poder cumplir Los Mandamientos Y ASÍ LLEGARÍAN AL REPOSO COMPLETO.

La anarquía y la falta de normas fijas crean personas con inestabilidad mental y emocional. Rutinas fijas, normas que no cambian, límites claros y una conducta bien establecida crea seguridad y reposo en el alma de cada uno.  EL QUE HACE LO QUE LE PARECE RECTO A SUS PROPIOS OJOS NO HA ENTRADO EN EL REPOSO DEL ETERNO.  Sólo el que sabe lo que tiene que hacer y lo hace, según haya sido instruido por La Torah, tendrá paz en su alma.  Por eso nuestro Adón (Señor) Yeshua El Mesías dice a los que no sabían cómo cumplir La Torah correctamente: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y Yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Porque mi yugo (Torah) es fácil y mi carga ligera.”  Yeshua es La Torah Viviente.  Él es el Camino para llegar al Padre Y ASÍ HALLAR EL REPOSO PARA NUESTRAS ALMAS.

SU YUGO SIMBOLIZA EL SOMETIMIENTO A LA CORRECTA INTERPRETACIÓN DE LA TORAH.  El que sabe cómo cumplir La Torah correctamente y lo hace, tendrá descanso en su alma.  EL QUE ALTERA O ANULA LOS MANDAMIENTOS no hallará descanso para su alma ni en este mundo ni en el venidero. Ya no hay que decir Antiguo Testamento, pues esto lo dijo Marción*, menospreciando La Torah dada por Elohim (El Juez Supremo),  a través de su siervo Moshé (Moisés).

Leemos en Mattityahu (Mateo) 5:17-18, Versión Hebraica del Código Real:  Yeshua dijo: “¡Ni os pase por la mente la idea que he venido para declarar abrogada La Torah o Los Profetas!  No he venido a abrogar SINO A MOSTRAROS CÓMO INTERPRETARLA CORRECTAMENTE.  Porque de cierto os digo, hasta que pasen el cielo y la Tierra, ni una yud ni un adorno de una letra sagrada, pasará de La Torah HASTA QUE TODO LO DICHO EN ELLA haya sido totalmente enseñado y alcanzado SU INTENCIÓN ORIGINAL.”

*Marción: Fue el primer hombre que se atrevió a llamar a La Escritura hebrea (que en hebreo se llama La Tanáj y que consta de La Torah, Profetas y Escritos), “EL ANTIGUO TESTAMENTO”.  Lo llamó incorrectamente “Antiguo Testamento” porque pensaba que su contenido ya no tenía aplicación para los creyentes en Jesús (Yeshua El Mesías), y que había sido reemplazado por El Nuevo Testamento.  Dijo que era un libro antiguo que pertenecía solamente a los judíos y que carecía de vigencia para los cristianos.  Marción enseñó que en el “Antiguo Testamento” (La Tanáj) no había gracia, y que la gracia aparece por primera vez en El Nuevo Testamento (llamado correctamente Código Real).  Según sus enseñanzas, El Dios del “Antiguo Testamento” era un Dios de juicio y condenación, pero El Dios del “Nuevo Testamento” es un Dios de gracia y amor.  Aunque algunos líderes de la Iglesia Romana señalaron a Marción como un hereje, el rechazo de las Escrituras que él esparció echó raíz y prosperó como necia maleza.  Años más tarde, con fines políticos, el Emperador romano Constantino, rechaza La Tanaj diciendo por medio de los credos que impuso:

“Renuncio a todas las costumbres, ritos, leyes, panes sin levadura,

fiestas de los corderos de los hebreos, sacrificios, oraciones,

purificaciones, santificaciones… observaciones, sinagogas y a las

comidas y a las bebidas de los hebreos…

Acepto todas las costumbres, ritos, leyes, fiestas y sacrificios

romanos… santificaciones por medio del Pontífice Máximo (el sumo

sacerdote de Roma)… acepto absolutamente todo lo que es romano,

toda ley nueva, rito y costumbre de Roma, la nueva religión romana.”

(Los del Caminos, Haim Levi, cita Stefano Assemaní, Acta Sactorum Martyrum

Orientallum at Occidentallum, Vol 1.Roma 1748, pág. 105).

Los escritos de San Agustín, Juan Crisóstomo, y muchos otros líderes cristianos confirmaron y cimentaron el rechazo y reemplazo de Las Escrituras.  El rechazo de Las Escrituras llegó a tal punto que las autoridades de la Iglesia romana prohibieron terminantemente que alguien poseyera una Biblia.