El Eterno nos ordena no participar en ritos y costumbres del paganismo, ni tener objetos de idolatría

En aquel tiempo YHVH me dijo:  Lábrate dos tablas de piedra como las primeras, y sube a mí al monte, y haz también un arca de madera.

Debarim (Deuteronomio) 10:1, Versión Escrituras Unidad

Leer Debarim (Deuteronomio) 10:2-11

¿Se puede utilizar objetos de idolatría para algo bueno?

YHVH mandó a Moshé (Moisés) hacer objetos de piedra y madera para El Servicio Sagrado. Los mismos materiales, madera y piedra, son utilizados para la idolatría.  Leemos en Debarim (Deuteronomio) 4:28, Versión Escrituras Unidad:  “En ese mismo lugar servirán a dioses hechos por manos de hombres, hechos de madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen.”  Esto nos enseña que lo que El Eterno ha creado tiene el propósito de servir a sus intereses pero lamentablemente puede ser utilizado de manera equivocada.  TODO LO BUENO PUEDE SER UTILIZADO PARA MAL.   Leer Debarim (Deuteronomio) 4:15-27.

La pregunta que surge es ¿si lo que ha sido utilizado para el mal puede luego servir para el bien?  NO.  No se puede utilizar objetos de culto idolátricos para servir al Eterno.  A los hijos de Israel se les ordeno destruir todo objeto de culto pagano.  Leemos en Debarim (Deuteronomio) 7:5, Versión Escrituras Unidad:  “Sino que así harán con ellos:  derribarán completamente los altares de esos pueblos, quebrarán sus estatuas, romperán todas sus imágenes de fundición y quemarán en el fuego todas sus imágenes talladas.”  Si una persona introduce en su casa un objeto que ha sido utilizado en el culto pagano, esa persona se vuelve anatema (maldición, algo destinado a destrucción).  Leemos en Debarim (Deuteronomio) 7:25-26, Versión Escrituras Unidad:  “Las imágenes de sus dioses las quemarás en el fuego; y no codiciarás la plata ni el oro de sus ídolos, ni los tomarás para ti, porque si lo haces, ciertamente tropezarás por ellos; es abominación a YHVH tu Elohim (El Juez Supremo).  No traerás cosa abominable a tu casa, PARA QUE NO VENGA A SER JÉREM (MALDICIÓN).  Las aborrecerás por completo y las tendrás por abominación, porque es maldición.”  Ahora  está de “moda” comprar objetos de idolatría entre ellos “puertas” que han servido en lugares paganos y las colocan en sus casas.  Esto es prohibido para los creyentes en El Eloah (Dios) Verdadero.

No es la materia (piedra y madera) en sí la que atrae los malos espíritus, SINO EL MOTIVO IDOLÁTRICO O MÁGICO PARA LO CUAL LOS OBJETOS HAN SIDO HECHOS Y USADOS. Incluso un objeto que parece inocente puede haber sido creado en honor a los dioses falsos o para promover la magia y el ocultismo y en ese caso puede hacer daño a los que lo llevan consigo o lo introducen en su casa, o en su carro o en su negocio.

“No traerás cosa abominable a tu casa, para que no venga a ser maldición.  Las aborrecerás por completo y las tendrás por abominación, porque es maldición.”  Debarim (Deuteronomio) 7:26, Versión Escrituras Unidad.

El hecho de santificar al Eterno un objeto de culto pagano no sólo ofende al Eterno y contradice Su Palabra sino que no lo libera del contacto con el mundo de los espíritus malos.  LO ÚNICO QUE SE PUEDE HACER ES DESTRUIRLO.  Hay personas muy aficionadas a comprar y conseguir “antigüedades”.  Hay que tener mucho cuidado porque muchas veces no se conoce la historia de esa “antigüedad” que se compra, el propósito con que fue hecha, el uso que se le dio, etc.; y se puede estar tratando con una abominación que trasmitirá mal en el hogar donde se coloque.  Le das derecho al enemigo en algo y te agarra la vida.  Revisa todos los objetos que tengas para ver si hay algo abominable en ellos o si han sido hechos para la idolatría. Revisa cuadros, esculturas, puertas, objetos que han servido en lugares de idolatría, joyas (incluyendo cruces*), ropa, souvenirs, fotos tuyas en lugares idolátricos, discos, juegos, juguetes, películas, libros, en fin, todo lo que está bajo tu posesión referente a la idolatría, y paganismo.  DESTRUYE TODO ESO QUE NO HONRA AL ETERNO Y TE CONTAMINA NO SOLO TU CASA SINO A TI Y A TU FAMILIA.  Participar en el paganismo, como por ejemplo, comidas en restaurantes ofrecidas a ídolos, dioses de religiones paganas, con dragones**, etc. es adulterio contra El Eterno.  Aprendamos a ser fieles al Adonai Tzebaot (al Señor de Los Ejércitos).

*cruces:  Una de las imágenes más venerada es LA CRUZ, que tiene su origen en Babilonia.  En muchos países LA CRUZ misma es venerada con expresiones de reverencia, besos, flores y velas.  La Cruz fue el instrumento usado por Roma para crucificar a muchos.  Y no olvidemos que fue usada por orden de Roma para crucificar a nuestro Señor y Salvador, Yeshua El Mesías de Israel.  La cruz es un instrumento de muerte.  Buscar en internet:  cruz cristiana, maderos de tormento

**dragones:  “Y fue arrojado el dragón, la serpiente antigua, el conocido como diablo y hasatán, el cual engaña al mundo entero.  Fue lanzado violentamente a la Tierra juntamente con sus shedim (demonios).”  Visiones de YHVH (Apocalipsis) 12:9, Versión Hebraica del Código Real.

Y en Visiones de YHVH (Apocalipsis) 20:1-2, Versión Hebraica del Código Real, leemos:  “Y vi un malaj (ángel) que descendía del cielo, teniendo la llave del abismo y una gran cadena en su mano.  Y apresó al dragón, la serpiente anciana, que es el diablo y hasatán, y lo encadenó por mil años, y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y le puso un sello encima prohibiendo así todo tipo de engaño a los goyim (gentiles) hasta que se hayan cumplido los mil años.  Después de estas cosas, es necesario que sea dejado en libertad por un poco de tiempo.”

“El que cava hoyo caerá en él; y al que rompe el vallado lo morderá la serpiente.”  Kohelet (Eclesiastés) 10:8, Versión Escrituras Unidad.

El becerro de oro que nos habla Shemot (Éxodo) capítulo 32, con el cual Israel cometió idolatría, era una abominación ante El Eterno:  “Y tomó Moshé (Moisés) el becerro que habían hecho, lo QUEMÓ en el fuego, lo MOLIÓ hasta reducirlo a polvo y lo esparció sobre el agua, e hizo que los hijos de Israel rebeldes la bebieran.”  Shemot (Éxodo) 32:20, Versión Escrituras Unidad.  Los objetos idolátricos hay que quemarlos o volverlos polvo.  No desear nada de ellos, aunque tengan valor.

Para El Eterno es abominación no sólo el ídolo en sí, sino su oro, piedras preciosas y plata que fueron consagrados para ese uso supersticioso e idolátrico.  No se te ocurra pensar que basta con que fundas el ídolo y entonces te puedes quedar con el oro, plata o piedras preciosas con lo que adornaron ese ídolo.

Que tengas una vida limpia y en tu hogar que tengas solo objetos que traen honra al Eterno.